lunes, 22 de agosto de 2011


Siento que recorres mi pecho
pero te me escapas al exhalar.
Trato de impedir este proceso
sobrevivo con oxigeno artificial.

Cómo evitar subas a la atmósfera
y en una nube vayas a descansar
si aun la nube con ira te suprimiera
seguirías llamando al cielo: hogar.

Hoy acaricias mi piel viento aliso,
y mi papalote he echado a volar
lo sostienes y el se desliza sumiso
hasta que la nube te manda a llamar...

Mi papalote ha caído en picada,
con ilusión infantil busco levantarle,
mi esfuerzo es vano, tal vez mañana
ahora hay escases de buen aire.

Que difícil me es predecir el clima,
pero sería peor no sentir tu brisa
aun siendo así, si perdiera la vida
deseo lleves contigo mis cenizas.


4 comentarios:

  1. Hola Omar...cada vez que te leo me regocijo, pues escribes lindo, es notorio en cada palabra tuya, el trasfondo espiritual...en este bellísimo poema se puede percibir la verdad dicha por Pablo, que el amor es inmarcesible, que no depende de lo que el otro haga o deje de hacer, que permanece para siempre y es fuente de bendición...Te felicito por este mil veces bello poema, con un fuerte abrazo. QDTB.

    ResponderEliminar
  2. Preciosos versos bien logrados los que nos compartes, es un gusto siempre visitarte

    ResponderEliminar
  3. Tienes un corazon de oro, digno de un principito... siempre eres capaz de despertar mi sensibilidad y hacer que broten mis lagrimas... te quiero mucho Omar, eres un poeta maravilloso.

    ResponderEliminar
  4. Qué difícil explicar el profundo sentimiento de soledad y nostalgia que nos deja un amor lejano, esquivo, añorado... pero tu poema lo ha plasmado a la perfección.

    Muy lindo poema, me ha gustado mucho.

    Un cálido abrazo poeta!

    Diana

    ResponderEliminar